China y las relaciones China-México

El debate nº 116, con Enrique Dussel Peters, presentado por Ismael Carvallo.
 

"Trescientos años de energía europea ya empiezan a esfumarse; la era China empieza", habría dicho Malraux en sus Antimemorias por ahí de la sexta década del siglo pasado. Era la misma década en la que China comenzaba a estallar bombas atómicas, pasando de inmediato a situarse en el lugar de privilegio de ese singular club conformado por las verdaderas potencias mundiales (que son las atómicas), compartido por algunos cuantos más. A los pocos años, el encuentro de Nixon con Mao operado e instrumentado por Kissinger marcaría el inicio del proceso de eventual apertura de China al mundo, una de cuyas primeras consecuencias geo-estratégicas fue el aislamiento de la Unión Soviética transformado poco tiempo después en colapso definitivo. Era algo que, por lo demás, Mao muy seguramente pudo haber tenido calculado, pues, aunque no le haya sido dado contemplar derrumbe semejante, estaba en realidad convencido de que a los rusos, en el fondo, "la revolución es lo que menos les importa".

En este Debate de Plaza de Armas, conversamos con Enrique Dussel Peters, coordinador del Centro de Estudios China-México, sobre ese gigante geopolítico que con tanta potencia ha hecho gravitar al mundo en torno suyo y que con toda seguridad será uno de los dos actores fundamentales del presente siglo.


Plaza de armaslas evocaciones requeridas   el debate   intervienen

Imprima esta página Avise a un amigo de esta página